Coincidencias sobre el sismo en primaria Rébsamen de Hermosillo

Martes 03 de Octubre , 06:00 por Uniradio Noticias

Suscribete al Boletín

Por Alán Aviña

Hermosillo.- El 19 de septiembre a las 11 de la mañana los niños de la escuela primaria Enrique C. Rébsamen de Hermosillo recibían de sus maestros una conferencia sobre el sismo que el mismo día, pero hace 32 años, en 1985, había devastado la Ciudad de México.

En una escuela privada con el mismo nombre, a mil 907  kilómetros de Hermosillo, en la capital del país, un grupo de niños morían entre los escombros por el derrumbe provocado después del sismo de magnitud 7.1.

“Les explicábamos cómo fue el temblor, trepidatorio y oscilatorio, en qué consistía eso, cómo eran esos movimientos. Los datos que arroja la historia, cuántas gentes murieron y les explicábamos con detalle, curiosamente, después comentábamos los maestros que al momento que les decíamos eso a los niños estaba pasando eso, pero en 2017”, dijo.

Iris Lourdes Gálvez, directora del plantel y maestra con 37 años en la docencia, piensa que el destino le ha dado la oportunidad de vivir una coincidencia, primero maravillosa, y después terrible.

Desde que llegó a la dirección de la primaria, el 21 de agosto de este año ha querido colgar el retrato de Enrique C. Rébsamen por haber sido un gran educador y pedagogo, no obstante, nunca imaginó que el nombre del maestro suizo se volvería famoso por la tragedia.

“Fue uno de los funcionarios del Porfiriato, fue un creador de Normales y dejó un buen legado en la educación”, contó.

La primaria Enrique C. Rébsamen de Hermosillo se ubica en la colonia Los Olivos, y cuenta con más de 600 alumnos, principalmente de las calles cercanas al plantel.

En Sonora, según el Sistema Nacional de Información de Escuelas, hay otras tres primarias públicas nombradas Enrique C. Rébsamen, tres de ellas ubicadas en Cajeme, una en San Luis Río Colorado y otra en Caborca.

Un día después del sismo, los maestros les explicaron a los menores de la escuela de Hermosillo que otros niños como ellos, en la Ciudad de México, habían fallecido por el derrumbe de su plantel.

“Entonces, después retomamos esa plática con los niños diciéndoles que en un colegio, llamado igual que su escuela, habían muerto algunos niños, y lamentábamos los hechos y aprovechamos para hablar de la prevención de los desastres y la importancia de los simulacros”, abundó.

  en Twitter, hazte fan en Facebook

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.

Más noticias de Reportajes Especiales