'Vive' Luis en el Panteón Yáñez; se esconde para que no lo saquen

Martes 08 de Agosto , 18:06 por Uniradio Noticias

Suscribete al Boletín

Por Alan Rubio

Hermosillo.- En el Panteón Yáñez continúan personas en situación de calle. Uniradio Noticias recorrió este martes el camposanto y encontró a tres indigentes en el lugar.

Este sábado, el director de Servicios Públicos Municipales, Luis Fernando Pérez Pumarino, aseveró que se erradicó la indigencia en este cementerio ya que Oficialía Mayor contrató a personal de vigilancia privada para resguardar la seguridad las 24 horas, además de los rondines de la Policía Municipal.

Luis, de 40 años de edad, es una de las personas en situación de calle que viven en el Panteón Yáñez. Tres veces a la semana lo detecta el personal de vigilancia y lo sacan del sitio. Pero reincide. Platicó que se brinca la barda para meterse al camposanto.

Se esconde entre la maleza crecida que hay en el lugar. Dura unos 15 minutos. Al ver que la policía anda lejos, corre para meterse a un mausoleo. Todos los días es la misma dinámica.

Luis es originario de Ciudad Obregón. Estuvo casado. Tiene una hija mayor de edad. Los extraña, pero en su familia no quieren saber de él por los vicios que tiene.

Son las 11:30 de la mañana de este martes. Ataviado en una playera negra con un short y tenis del mismo color, está sentado sobre una tumba. Carga con una bolsa de plástico que contiene botes de aluminio. También un bote de 10 litros donde guarda trapos y una botella con agua. Se dedica a lavar carros para obtener ingresos y comprar comida y café. Su bebida preferida.

Contó que su hogar es el Panteón Yáñez, pues no puede estar en plazas o parques porque lo corre la Policía Municipal. Sin embargo en dicho cementerio se puede esconder para dormir.

“Yo vuelvo (al cementerio) porque de donde quiera lo corren a uno”, dijo.

Se considera una persona buena. Asegura que nunca ha vandalizado las tumbas pues respeta a los muertos. Las hornillas las improvisa afuera de los mausoleos. Es al aire libre donde enciende las brasas, vigilando que no lo observe la Policía Municipal y privada.

“Si vienen los oficiales me dicen que me retire o me llevan arrestado. Depende del oficial. Me han esposado pero al rato me tiran. Fue arrestado dos veces en un día por volver a meterme al panteón”, comentó.

Los elementos, señaló, le han tirado a la basura sus pertenencias. Pero pasan dos horas para que se vuelva hacer de sus trapos y una botella para limpiar vidrios de autos.

Advirtió que seguirá viviendo en el cementerio hasta que se encuentre una casa abandonada o se vaya a otra ciudad.

“Es uno de mis derechos de andar libre por cualquier lado, siempre y cuando, no haga daños a las personas”, aseveró.

  en Twitter, hazte fan en Facebook

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.

Más noticias de Reportajes Especiales