Francisco Javier Huerta

Francisco Javier Huerta

Columnista

Suscribete al Boletín

El hábito del autosabotaje

18 Diciembre 2016

Por Francisco Huerta

 

Con este término nos referimos de manera particular a un estado indeseable en el que conscientemente y, más a menudo, inconscientemente, nos empeñamos en evitar que logremos nuestras metas. 

Un ejemplo recurrente es el de aquella persona que quiere bajar de peso, pero cae en la tentación de las ricas donas y la comida chatarra. Lo curioso es que a pesar de ser una situación recurrente en muchos de nosotros, pocos advertimos que nos sucede. Peor aún es que cuando en realidad estamos saboteando nuestros intentos de lograr algo, tratamos de racionalizar desde diferentes enfoques para encontrar una explicación a nuestra forma de decidir. 

“Una inocente donita no es gran cosa", “tampoco voy a estarme matando de hambre y olvidarme de darme mis gustos y deseos”. Este es el tipo de soliloquio de aquel cuyo fin es bajar algunos kilos de peso. 

Podríamos decir que la carencia de autoconfianza es uno de los principales factores presentes en el autosabotaje, ya que existe una relación directa con nuestras habilidades, esto es, que en la medida en que desconfiamos de nuestros logros, inconscientemente hacemos lo posible por ir en una dirección distinta a nuestras metas. 

De esta forma llegamos al punto de “que sea lo que Dios quiera” y creemos que tenemos poco control de lo que hacemos. En realidad, si supiéramos el poder que llevamos dentro, de inmediatotransformaríamos nuestra manera de pensar. 

Definitivamente la vida es un subibaja. Todos hemos pasado por situaciones favorables y por otras que no lo son tanto y, a partir de experiencias, hemos desarrollado habilidades, aprovechando nuestros talentos. Resulta crucial no permitir que las adversidades tomen control, más bien hemos de asumir el control, no de las situaciones, ahí no podemos hacer mucho, pero sí de cómo las afrontamos; de esta forma saldremos siempre fortalecidos de toda situación por adversa que parezca. 

Otro factor determinante en nuestros momentos de autosabotaje tiene que ver con nuestros condicionamientos mentales, ideas, creencias, esquemas, modelos o paradigmas que interfieren para que alcancemos con éxito nuestras metas. Cambiar patrones de comportamiento y paradigmas con el objetivo de superar dicho condicionamiento, no es sencillo, pero tampoco imposible. 

Una manera de superar esta difícil situación, ya sea que la estés viviendo ahora o que la desees eliminar de tu repertorio de hábitos indeseables, consiste en lo siguiente: 

El primer paso en todo proceso de cambio o transformación es conocerse a sí mismo, una tarea que tiene principio, pero no tiene fin. Esto nos permite llegar al punto de la autoaceptación. Es verdad que todos cometemos errores, hemos fallado en la vida, y de alguna manera u otra nos hemos defraudado. Es posible cambiar en cualquier momento y construir una mejor vida, así que no te castigues que al final, no servirá. 

De suma importancia en esto resulta la apertura mental y ser receptivo a otro tipo de enfoques en la solución de este tipo de situaciones. Esta apertura contribuye a una sensación de mayor poder. 

No subestimes el poder de lo positivo. Resulta mayormente efectivo enfocarte en lo que puedes lograr que en lo que no puedes o en lo que te hace falta para lograrlo, incluso cuando ambas cosas representen una cara de la misma moneda. 

Con esto me estoy refiriendo a un proceso profundo de autoanálisis e introspección que estamos trabajando continuamente en el Taller de Hábitos, donde ponemos en práctica una metodología de acompañamiento durante el proceso. 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.