Francisco Javier Huerta

Francisco Javier Huerta

Columnista

Suscribete al Boletín

Calidad vs cantidad

28 Noviembre 2014

Los agitados tiempos que nos toca vivir nos obligan a considerar formas cada vez más efectivas de administrar el tiempo. Si queremos ser “felices” según las recetas rápidas que encontramos en distintos medios, hemos de dormir un determinado número de horas, ingerir tales alimentos, hacer tal tipo de ejercicio tantos minutos, dedicarnos un espacio, beber tal cantidad de líquidos, masticar un número considerable de veces cada bocado, meditar, conversar, trabajar, descansar, ordenar, bailar, reír, saltar. Uff me cansé…

Entre todas estas actividades, hemos de convivir con nuestra familia. Sucede que siguiendo los preceptos de estas recetas, encontramos opciones que se nos acomodan para justificarnos y dedicar a nuestros hijos, en el mejor de los casos, tiempo de calidad, cualquier cosa que esto signifique.

Hay quienes son partidarios de la calidad, mientras que otros de la cantidad de tiempo que pasamos con los niños; no creo que podamos establecer algún día la supremacía de una postura sobre otra, es un asunto que depende de tantas cosas, basta mencionar que en ocasiones, en un lapso de cinco o menos minutos podemos tener con nuestros hijos una experiencia extraordinaria, mientras que podemos pasar todo el día con ellos y lo único significativo es el tiempo juntos.

Muchos de los problemas relacionados con las recetas de crianza son que buscamos adoptar aquella que permita justificarnos frente a los demás, y no aquella que pueda resultar de mayor beneficio para la relación con nuestros hijos.

pshuerta@gmail.com

 

Para leer la columna completa: www.circulosonora.com

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.